La Lobera Virtual (o sobre como empoderarnos en la clandestinidad)

A veces la lactancia arde. Arde como un fuego áspero y seco.

Cuando suangustiamiangustia miangustiasuangustia se convierten en un círculo simbiótico, te arde el esternón y sientes que te bebe a litros… quieres gritar y quieres abrazarle fuerte. Te duelen los pezones casi como en los primeros día de lactancia hace ya ¿6 años?

Tu lactancia se ha convertido en algo tan silenciado que roza la clandestinidad. Pocos lo aprueban pero has aprendido que la maternidad se trata de tu y ellas, que la aprobación externa no importa. La lactancia te ha empoderado, pero hoy te sientes sola y si hablases a tu alrededor casi cualquiera te recomendaría destete. Destete. La nula comprensión de la necesidad ajena y sus sentimientos… ¿cuando un amigo pasa una crisis con su pareja, ya sea a causa de su pareja o de sus propias emociones le recomendamos que se separen? No, le recomendamos escucha, paciencia, buscar nuevas maneras, entendimiento… pero la sociedad clama por romper el vínculo madre hija. Incluso los que se manifiestan detractores de la sociedad opresiva, incluso los que se denominan feministas…. Parece que a partir de los dos años (¿o los 6 meses?) la lactancia duele y remueve tanto que necesitamos abolirla.

Gracias al clamor de tu instinto y al apoyo incondicional de tu compañero, has llegado hasta este momento en el que das teta a una niña que casi cumple seis y que te cuenta con los ojos brillantes las maravillas de tus tetas gordotas y tu mueres de risa, la dulzura de tu leche y tu mueres de amor. Te explica que en vasito no sabe igual y de su boca emanan los juegos mas lindos compartiendo teta con su hermana de dos y medio. Se parten de risa. Deambulan sobre tu cuerpo intercambiando tetas. Son ellas cuatro y vos ahí sosteniendo ese vínculo.

Pero a veces quiebras, porque la clandestinidad no es fácil. Porque la soledad y la maternidad solo van de la mano en sociedades opresoras. Porque a veces no sabes hacia donde dirigirte y hay pocos con los que contar. A veces tu compañero también está ahogado en sus emociones, a él la paternidad también le arde.

Pero afortunadamente está Facebook. Sí. Jamas hubiera pensando que un día vendría a agradecerle a internet y, especialmente, a Facebook, por tanto empoderamiento colectivo.

Porque gracias a la red de redes, a esa fanpage que censura nuestras tetas si las ponemos en fotos, nos hemos encontrado mujeres de todo el mundo compartiendo experiencias en horas intempestivas. Mujeres militantes, anónimas ellas, bajo seudónimos algunas, en grupos cerrados de lactancia, lactancia en tándem, crianza, alimentación consciente o, a veces, en los comentarios de un artículo compartido, nos acompañamos y nos damos abrazos, apoyo, compartimos experiencias y así, poco a poco nos vamos encontrando… encontrando entre nosotras y encontrando con nosotras mismas… encontrando con este poder que arde, arde en llamas y apaga el fuego áspero y seco que hoy me ahogaba en lágrimas mientras amamantaba y prende ese fuego vital lleno de fuerza y deseo, lleno de líbido que nos hace libres e imparables.

Gracias madres por compartir miedos y experiencias. Gracias mujeres empoderadas por escuchar y acompañar. Gracias por, sin planearlo, haber creado una lobera virtual que nos permite seguir en nuestros caminos reales.

Gracias por, a base de tanto amor estar cambiando el mundo.
Feliz día de la madre a todas.
Fuerza, amor y paz.

cropped-revolucion-calidad-internet2.jpg

2 comentarios sobre “La Lobera Virtual (o sobre como empoderarnos en la clandestinidad)

  1. Gracias, muchas gracias allimitedelinfinito, gracias por este ardiente artículo. Recién voy a cumplir mis primeros dos años de lactancia y ayer recibí, tras haber pedido asistir a una conferencia sobre lactancia, la invitación de asistir, en sustitución, a otra de destete. Tras el asombro de las dos mujeres que organizaban las conferencias ante mi horrorizada negativa, me vi justificando mi deseo y necesidad de continuar respetando nuestra lactancia. Y a su vez, mientras contaba, sentí la necesidad de tener un momento, un pequeño espacio en el que poder explicar cómo esta lactancia que en mi late instintiva, a veces (pocas veces, por suerte aún) se me hace cuesta arriba. Y vi, ellas ya me dijeron “bueno…prueba…serás la única de las asistentes con una lactancia prolongada …”, que no iba a ser fácil encontrar un grupo de apoyo para los años que quedaran de lactancia.
    Y como caída de las estrellas, hoy tropiezo con tu artículo y por primera vez encuentro un motivo de peso para abrir una cuenta de Facebook. Así que allá va, comienza mi inmersión por las redes sociales en busca de un grupo con el que poder abrazar las emociones de la lactancia respetuosa. ¿Alguna pista de por dónde empezar?

    Me gusta

    1. Lactancia Prolongada… que difícil es desvincularse de la idea que ese término nos sugiere. Usamos lactancia prolongada para quienes dan de mamar más allá de los 6 meses, del año,… sin entender que la lactancia humana dura, de forma natural hasta lo 7 años aproximadamente. A partir de ahí podríamos hablar de lactancia prolongada… pero ¿para qué? Para estigmatizar? Para crear etiquetas? La lactancia no necesita de nada de todo eso… sino todo lo contrario, amor incondicional. Amor. Respeto. Protección. Y para ello nada mejor que acompañar para sostenerlo.
      Ya se ha demostrado una y mil veces que la lactancia no tiene absolutamente ninguna contraindicación y que sigue teniendo muchísimos beneficios pasados los dos años de lactancia recomendada por la OMS (recordemos que dice que de ahí en adelante sugiere que dure hasta que “mamá y bebé quieran”). ¿Cual es la finalidad de recomendarle a alguien destete cuando no es eso lo que está buscando?
      Creo que nos queda mucho por reflexionar…
      En Facebook encontrarás muchos grupos de lactancia, lactancia en tandem (para quien amamanta a más de un bebé a la vez), lactancia prolongada, crianza respetuosa… búscalos así en el buscador. La mayoría son privados así que te tendrán que autorizar y por lo general son lugares de consultas donde madres con experiencias similares te cuentan como ellas atravesaron ante las dificultades que propones. También son lugares de compartir cuando alguna se siente sola… Es curioso, que el lugar que teóricamente más nos individualiza nos de el apoyo que no encontramos en otros lugares.
      También te recomiendo que visites algún grupo de apoyo de Liga de La Leche. Grupo físico. Buscá si hay alguno en tu ciudad y si no, llamá a alguna asesora por teléfono cuando tengas dudas o escribeles un mail, siempre contestan. Esa si que es una organización de empoderamiento increíble, yo he recurrido a ellas muchas veces y les estoy sumamente agradecida.
      Ánimo! y no dejes de escuchar tu instinto…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s