¿Vacunación Obligatoria?

Hoy escribo con una preocupación que me ha asaltado el mail por la mañana. En Argentina, país en el que resido, se está debatiendo un proyecto de ley para garantizar la vacunación del 95% de la población.

La preocupación motiva este post que, sin duda, es polémico. La vacunación no deja a nadie indiferente y los bandos son claros, al menos a nivel mediatico: provacunas y antivacunas. Aparentemente no hay termino medio, no se habla de algunas vacunas sí otras no, o todas pero en otras edades… y en cuanto se menciona el tema las conversaciones se acaloran.

No soy experta en vacunas ni pretendo serlo. Soy una madre preocupada con la salud de mis hijas, igual que todes. Por eso mi intención es la de reflexionar, pero al final del post dejaré algunos links que me parecen interesantes para quien quiera nutrirse de diferentes informaciones.

Lo que me interesa sacar a reflexión en este post es el resultado de una sociedad que aprueba esta ley: una ley que obliga a vacunar castigando a niños y p/madres que no lo hagan. Me gustaría abrir un debate o conversación respetuosa. Creo que es importante hablar de ello. ¿Cuales son los límites a los que una ley así puede enfrentarnos?

Personalmente estoy super de acuerdo con la recomendación de vacunar y sí, las vacunas han salvado muchas vidas. Pero no entiendo qué sucede cuando en pro de un derecho nos cargamos otro: en el proyecto de ley 22.909 (propuesto durante la dictadura y resurgido ahora después que el año pasado se presentase un proyecto de ley que pretendía terminar con dicha obligatoriedad), propone entre otras cosas que para obtener el dni, pasaporte o acceder a la escuela se deba tener el carnet de vacunación (CUV)  completa, al día. La ley afecta a niños y adultos. Todos los nacidos después de 1965 deberán presentar el Carnet Unificado de Vacunación (CUV) de la triple viral, hepatitis B y doble vacteriana, entre otras cosas, para sacar la licencia de conducir, acceder a instituciones laborales o realizar trámites estatales.

Entonces, ¿para proteger el derecho a la salud podemos enfrentarnos al derecho a la educación y/o al del registro de la identidad? ¿No es esto excluyente?

Personalmente, el primer riesgo que le veo a este proyecto de ley es que podemos volver a etapas en las que a los niños no se les registraba, o hacer que muchos niños no puedan acceder al sistema educativo porque hay mucha gente que, entendiendo la salud desde diferentes lugares, deciden conscientemente no vacunar.

Una propuesta de ley como esta me parece perversa y altamente perjudicial para la salud de los ciudadanos que verán mermados sus derechos si deciden negarse a la vacunación. Me parece muy peligroso habilitar que volvamos a tener niñes sin registrar ni escolarizar porque desde la Nación se promueve el pensamiento único. No hay pluralidad ni libertad de ideas en este caso.

A estas alturas del texto supongo que los argumentos a favor o en contra están hirviendo en vuestras cabezas. Inmunidad de grupo y “tu decisión afecta a mi salud” son los argumentos principales de las personas que defienden la vacunación obligatoria. El derecho a decidir sobre mi propio cuerpo  y, curiosamente, “la obligatoriedad afecta mi salud” -es decir el mismo argumento- son los argumentos principales de los que recomiendan la vacunación pero no la quieren convertir en obligatoria.

Y es que las vacunas son un tema altamente controversial incluso en la comunidad científica. Socialmente el debate no está amparado por los medios hegemónicos, lo que me llama profundamente la atención: ¿porqué no se le da lugar si tan evidentes son los resultados positivos? En los articulos que puede encontrarse una ciudadana de a pie, es muy dificil encontrar información a favor de las vacunas que no trate a los antivacunas de ignorantes, estúpidos o inconscientes. Como ejemplo del caso está la difusión que hace Ignacio Leandro Goñi sobre el sarampión. La información médica y científica es muy valiosa, el tono, altamente ofensivo para quien tiene dudas al respecto del uso de la vacuna. En el caso concreto del Saranpión, por seguir con el ejemplo, recientemente una amiga residente en otro país tuvo que comprar la vacuna para poder ponersela y se encontró con el prospecto. Posteó la foto en facebook y me di cuenta, por primera vez, que nunca he visto un prospecto de las vacunas que nos ponen en los hospitales. La ausencia de prospecto al alcance del paciente hace que, inconscientemente, pensemos que son inocuas. Y no, no lo son. Que sean recomendadas y favorables para el “niñe sano” no significa que no sean perjudiciales para la salud de los “niñes no sanos”. Si se aplica esta ley que se propone, empezaremos a ver muchas otras consecuencias de las vacunas. De ahí, el acaloramiento en el tono de voz de la Dra. Alejandra Chiappano hace un par de días en el Congreso cuando exponía que las vacunas, en sus prospectos, ya están contraindicadas para niñes con enfermedades neurológicas, no se pueden aplicar a hermanos de estos niñes y algunas vacunas como la Sabin no se puede aplicar a niñes con madres embarazadas.

Cuando has ido a vacunarte o a vacunar a tus hijes, los médicos -que son quienes deben aplicar las vacunas- ¿te han informado de todo esto? ¿O ha sido un simple trámite de rutina?

Insisto que la cuestión en este post no es vacunas a favor o en contra, si no los riesgos de aplicar la obligatoriedad bajo castigos que merman otros derechos fundamentales. ¿Estamos dispuestos a que introduzcan en nuestro cuerpo cualquier sustancia sin tener derecho a negarnos? ¿Porqué necesitaríamos esta ley si pudiesemos lograr efectos semejantes en base a una buena politica de información sanitaria? ¿Porqué se acalla o se idiotiza el discurso que cuestiona este aspecto de la salud pública? ¿Porqué como sociedad tenemos tanto miedo a aceptar lo diferente? ¿Porqué no se trata este debate con el respeto, tiempo y difusión que se ha tratado el debate sobre el aborto?

Mi miedo es que si aceptamos esta obligatoriedad que afecta directamente el derecho del que piensa diferente, ¿a que nos estamos exponiendo?

Las obligatoriedades de este tipo a mi me recuerdan a fanatismos o creencias fervorosas que, sin querer, superan la razón. Y en este caso, además, niegan el derecho natural al consentimiento declarado por la Unesco en el artísculo 6 de la Declaración sobre Bioética y Derechos Humanos.

Artículo 6 – Consentimiento
1. TODA intervención médica preventiva, diagnóstica y terapéutica SÓLO se llevará a cabo con el CONSENTIMIENTO PREVIO, libre e informado de la persona de que se trate, sobre la base de una información adecuada. El consentimiento debe, en su caso, ser expreso y puede ser retirado por el interesado en cualquier momento y por cualquier motivo y sin desventaja o perjuicio alguno.

Aprobar una ley es mucho más fácil que retirarla o cambiarla. Debemos ser cuidadosos con los términos de las mismas.

En change.org se ha puesto en marcha una iniciativa para firmar a favor de la derogación de la ley, insisto, no es a favor en contra de las vacunas es a favor del derecho a decidir.

Por cierto, Japón, acaba de invertir la ley de vacunación obligatoria.

Y vos, ¿qué opinas?


Más información sobre vacunas, para pararse a reflexionar:

  • www.nogracias.eu Organización Civil Internacional (España, Argentina, Uruguay) por la transparencia, la integridad y la equidad en las políticas de salud, la asistencia sanitaria y la investigación biomédica. Se encuentra información específica sobre diferentes vacunas además de artículos sobre salud y medicina.
  • Resistencia frente a la violencia es un blog donde se publican informaciones en relación a diferentes leyes de vacunación de distintos paises, testimonios y más información sobre vacunas.
  • Alejandra Chiappano da su opinión sobre la automedicalización y sobre las vacunas en este programa de radio

Si tienes otros links que quieras compartir dejame un comentario y actualizo la lista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s